MANIFIESTO ARTISTIC-ALL


Desde que la idea de crear Artistic-All vino a mi cabeza, han pasado cuatro años, muchos cambios, nuevos retos, volver a comenzar de cero, volver a reencontrarme con una parte de mí que se perdió en el camino.


Los procesos creativos dependen mucho de nuestras vivencias, estados emocionales, circunstancias, entorno... Situaciones que no podemos controlar y otras que necesitamos aprender a gestionar y superar de forma progresiva.


Por eso he creado un #manifiesto, una declaración de intenciones que resume lo que quiero compartir con vosotras.






Ayudarte a encontrar eso que tienes dentro y no lo sabes o quizá lo has perdido.


Acompañarte en el camino a ser quien realmente eres.








Para muchas personas, la creatividad es algo que pertenece a un sector determinado, generalmente artístico.


En lugar de darse cuenta que cada día pueden ser y de hecho son personas creativas: cuando encuentran soluciones, cuando intentan algo nuevo, incluso cuando piensan en nuevas posibilidades para sí mismas, es decir, cuando buscan un cambio.




Crear una mejor versión de nosotras mismas, como personas y como profesionales. Hacer crecer nuestras habilidades y talentos, son objetivos motores de mi proyecto.



Cada una de nosotras tenemos una singularidad, como personas, como creadoras, como profesionales.


No podemos comparar nuestros procesos con los de alguien más puesto que el camino es distinto, las experiencias nos han enseñado diferentes cosas y nuestras necesidades varían en función de lo que sentimos que queremos mejorar en cada aspecto de nuestra vida.




También nuestros logros, nuestra idea de éxito, nuestras metas, responden y han de ser coherentes con nuestro camino, nuestro presente, nuestras posibilidades.

En Artistic-All quiero trabajar para desarrollar ese talento y esas habilidades personales. Acompañarte a descubrir o potenciar esa singularidad que te conducirá a lograr tus objetivos, a reconocer tu valía y acercarte cada vez más a tu yo genuino, libre y creativo




Cuando nos proponemos alcanzar un objetivo, muchas veces no sabemos por dónde empezar o necesitamos realizar algunos cambios que no nos hacen sentir seguros.


A veces el miedo a arriesgar y fracasar, la falta de apoyo externo, la ausencia de medios o cualquier otro obstáculo, nos hace quedarnos en una idea sin llegar jamás a intentarlo.



Y lo que realmente necesitamos se queda esperando a que " algún día podamos"


Quizá ese día no llegue nunca si no nos ponemos manos a la obra ahora mismo.


Con Artistic-All quiero ser ese apoyo. Porque también he pasado por el miedo y la parálisis por análisis y sé que hay momentos donde todo pinta grande y peligroso.


Puede que no siempre querer sea poder. Pero siempre querer es intentar




Me apasiona motivar a las personas a crear un pensamiento crítico.


Hoy en día, estamos muy conectados a la información, las redes nos bombardean diariamente con noticias, mensajes, opiniones, bulos, imágenes, etc.


Pero existe una tremenda desconexión con lo que cada uno de nosotros puede pensar sobre un tema determinado.




A veces por miedo al rechazo, a veces por ignorancia en un tema y las pocas ganas de investigarlo. Puede resultar más fácil plegarse a la opinión general que intentar tener una propia.


Sin embargo, a la larga resulta que no se desarrolla la habilidad de pensamiento: poder pensar no es lo mismo que saber pensar.


Todos formamos parte de una cultura y una sociedad, pero eso no significa que debamos pensar todos igual acerca de nada. Incluso las opiniones que no nos parecen correctas tienen derecho a ser escuchadas, depende de nosotros filtrar y elegir lo que nos aporta algo interesante y lo que simplemente es información basura.


Y nadamos en un mar de información basura todos los días.


Así como cuidamos lo que comemos, es necesario saber cuidar lo que vemos o escuchamos y sobre todo encontrar una manera particular de verlo, según un criterio propio y alineado con lo que somos como individuos.




Hay una cita de #BernardShaw que siempre le tenido en mente desde que empecé con este proyecto, y dice: “La vida no se trata de encontrarse a sí mismo, la vida se trata de crearse a sí mismo”


Desde que nacemos nos van colocando en lugares y situaciones que van dirigiendo nuestras experiencias, la familia, la escuela, la religión, nos van marcando pautas que nos llevan por caminos que no siempre queremos transitar.


De ahí esa sensación de “estar perdidos” de nos saber quiénes somos ni a dónde realmente queremos ir.


Todas las personas nos hemos sentido así en algún momento, cuando nos alejamos de lo que somos para ser los que deberíamos ser.


Pero ¿Qué es eso que verdaderamente somos? ¿Cómo lo sabemos? ¿Qué hacemos para encontrarlo?


Ahí justamente entra la cita de Shaw como respuesta: no se trata de encontrarnos, se trata de crearnos.


Y la creación es un transitar por el ensayo y el error, por el aprendizaje constante que nos prepara para el siguiente paso. Es un andar sin prisa, pero sin detenerse. Un camino lleno de dudas y muchas veces de caos.


Sin embargo, se trata de un caos creativo que progresivamente va tomando forma. Una que se parece más a lo que somos que a lo que nos han dicho que debemos ser.


Esa creación desecha patrones de conducta, mandamientos, opiniones sesgadas, expectativas ajenas, ideas preconcebidas y prejuicios.


Estamos más abiertas mental y emocionalmente. Somos flexibles, confiamos más en nuestro potencial y seguimos explorando nuestra vida con curiosidad.


Piensa en un artista: una pintora que va progresivamente dando forma a unas líneas, un músico que compone una partitura o toca un instrumento tras muchísimas horas de práctica. Una actriz o actor que prepara un personaje con profundidad emocional.


Ninguno podría hacer lo que hace si no se permite experimentar, equivocarse y volver a empezar.


La vida es un proceso creativo que no acaba, cambia constantemente. De vez en cuando podemos mirarnos y decir que estamos un poco más cerca de vivir lo que sí somos, en ese preciso momento.



Las personas son como los libros. Cada una cuenta una historia diferente y te invita a descubrir un mundo en particular.


A veces te enganchas y lees por un rato, otras prefieres cerrarlo a la segunda página y también las hay que sigues leyendo durante toda la vida, de seguido o de forma intermitente.






Yo soy una lectora empedernida de libros y personas, por eso también escribo, muchas veces partiendo de la observación de mí misma- pero- no puedo observarme si no es relación con el otro, puesto que es en nuestras relaciones donde se ponen de manifiesto nuestros procesos emocionales y mentales. Accionando y reaccionando constantemente.


De allí también proviene esa curiosidad que me ha hecho investigar (me) en el contexto emocional y psicológico, intentar comprender lo que sucede dentro de nosotros, los mecanismos que accionamos, nuestros bloqueos y nuestras posibilidades.

Hay mucho, mucho que descubrir y mucho que re-conocer.


La idea de poder acompañar a una persona en ese autodescubrimiento y ese autorreconocimiento se ha convertido en un proyecto de vida que voy construyendo día a día.


Recorrer juntas ese camino, donde podemos entender un poco mejor hacia donde quieres ir abrir el camino para conseguirlo. Paso a paso, desde la compresión y la honestidad mutua.


Artistic-all es un sendero a través del cual puedo acompañarte a leer, a caminar por tus pensamientos y emociones, para ir encontrado las respuestas que buscas… o al menos algunas de ellas



Abordar las responsabilidades profesionales y personales en ocasiones puede resultar agobiante. Muchas cosas que hacer, poco tiempo para hacerlo, muchas expectativas propias y ajenas que hay que gestionar.


Entre "Hacerlo" y "Hacerlo bien" hay un montón de dudas, prejuicios, miedos, exigencias, necesidad de control, pensamientos intrusivos y creencias limitantes que no nos dejan disfrutar de lo que hacemos.



Nos olvidamos de divertirnos, de pasarlo bien y disfrutar incluso de las cosas que nos gusta hacer. El ritmo vertiginoso que le hemos dado a la vida nos resta espontaneidad, nos suma ansiedad y nos bloquea.


Mantener ese espíritu lúdico y crear en medio del caos cotidiano se nos queda en una tarea que dejamos para los “ratos libres” aunque sean los menos frecuentes.


¿Qué tal si no tuviéramos que dejarlo para después sino poder experimentar en cada momento esa sensación de juego? Esa idea de hacer de lo común algo novedoso, interesante, motivador.


No se trata de hacer algo diferente cada día sino de abordar cada día de forma diferente.


Es imposible que un día sea igual que otro, sólo lo vemos así porque no estamos realmente presentes, sino que ponemos el “piloto automático”


Tampoco somos las mismas personas cada día. Nuestras emociones y pensamientos varían incluso de un instante a otro. Tenemos una cantera llena de posibilidades y pocas veces las aprovechamos.


El artista juega, investiga con curiosidad, experimenta, se equivoca, acierta y crea algo nuevo de lo ordinario. Mira de forma diferente, busca constantemente, lo intenta cuantas veces sea necesario.



Si importar a qué nos dediquemos, seamos artistas de nuestra vida.


Nathalia Paolini


27 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo