• Nathalia Paolini

Mucho Mucho Ruido

Actualizado: sep 15

Quizá suceda que te sientas un poco agobiada dentro de la cantidad de noticias diarias sobre el COVID-19, el constante bombardeo de información sobre la evolución del virus y su amenaza latente, la crisis económica que ha generado ( o acrecentado) la gestión absurda por parte de los gobiernos, los bulos, las teorías conspiratorias, las mentiras y las medias verdades que se cuentan por doquier.


Ya se ha comentado sobre las secuelas emocionales de la pandemia: ansiedad ante la incertidumbre, confusión, estrés, miedo, irritabilidad. También sobre lo que puede ayudar a gestionar estos síntomas: ejercitarse, meditar, buscar ayuda psicológica, etc.


Sin embargo en muchos casos los consejos se quedan cortos porque la situación personal es bastante difícil y la supervivencia está a niveles mínimos. Es cierto que el impacto económico ha dejado en el aire a muchas personas que se han quedado sin un ingreso y han visto mermadas las posibilidades de encontrar una solución a corto plazo.


¿Qué hacer entonces? yo voto por acallar el ruido. Que no es negar la realidad, es ser selectivos con lo que dejamos que nos impacte. Si a una persona que ya está mal le sigues diciendo que estará peor, será muy difícil que pueda levantarse y tener alguna esperanza. Y una persona con miedo y sin esperanza es mucho más fácil de manejar, de oprimir.


Los medios de comunicación están haciendo un pésimo trabajo, en mi opinión. Diariamente recibía en mi móvil una cantidad de alertas sobre noticias amarillistas y polémicas sobre el virus. Ya las he desactivado. Tampoco tengo televisor.


El ser humano tiende a la supervivencia y en momentos difíciles el instinto busca soluciones creativas porque si se paraliza muere, pero si constantemente escuchamos que somos incapaces de salir adelante porque el monstruo al que nos enfrentamos nos devorará sin piedad, esa búsqueda de soluciones estará también bajo mínimos.


Creo que ya basta. Es importante aprender a discernir en lugar de tragarlo todo, ya es suficiente el poder que ejercen sobre nosotros con las medidas de control que se han venido implementando, en algunos casos supremamente absurdas. No dejemos que también mermen nuestra capacidad de discernimiento, de confiar en nuestras capacidades.


Si parezco molesta es porque lo estoy, molesta y cansada. También sé que lo estás tu, lo estamos todos.


La pregunta es ¿por cuanto tiempo más?




"No adaptes tu mente, la falla está en la realidad"
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now