Sinopsis: Los Sangroni siempre han sido una familia adinerada gracias a la fortuna  que  la nonna hizo con su restaurante Italiano en su juventud. Pero cuando ésta muere sin dejar testamento toda la familia quiere adueñarse de la herencia, por lo que Lucía, la nieta menor, decide buscar alguna salida, encontrándose con que  la dulce y querida Nonna no era la que ellos pensaban. Finalmente todos tendrán que reconocer que a fin de cuentas ninguno es dueño de la fortuna y tendrán que llegar a un acuerdo en el que todos salgan beneficiados.

 

Argumento: Durante la primera mitad del siglo XX, la migración italiana a Venezuela se intensificó en gran medida. Italia fue uno de los países más afectados durante y después de la Segunda Guerra Mundial, el colapso de su estructura económica y sociopolítica, propició una ola migratoria hacia diversos países latinoamericanos, especialmente hacia Brasil y Venezuela, miles de personas que buscaban salir de la pobreza y comenzar una nueva vida en un país lleno de oportunidades. Esta podría ser una familia de inmigrantes como cualquier otra, sin embargo, la matriarca de la familia guarda un secreto que cambia la perspectiva de lo que creían ser.

Implicada con la Mafia Siciliana, incapaz de salirse sin ser asesinada, Marcella Caruzzo urde un plan para escapar, fingiendo su muerte tras la explosión de un barco cargado de droga y armas. Huye a Venezuela, llevando consigo el dinero de la operación, se cambia de nombre y lleva una vida normal como dueña de un restaurante típico italiano. Se casa y forma una familia que nunca ha padecido penurias económicas y que, salvo la hija mayor, no sabe nada acerca del pasado de la nonna.

A los 88 años, Marcela, ahora Isabel, muere sin dejar un testamento. El reparto de la herencia hace mella en la familia, que se disputa el dinero. Chiara, la primogénita, que sabe toda la verdad,  busca un abogado que resulta ser descendiente de la familia a la que Marcella robó parte del dinero: los Staffato. Pese a sus intentos por mantener todo en silencio y llegar a un “acuerdo” con el abogado para quedarse con la herencia, el pasado de la nonna sale a la luz a manos de Lucía, la nieta menor, que descubre quién era su nonna y desea que la familia se mantenga unida, más allá del dinero y de la verdad recién descubierta.

 

Por su parte el abogado Staffato, también desea participar del pastel, puesto que quiere recuperar el honor, y el dinero de su familia, venida a menos tras la traición de Marcela.

 

Además de todo esto, la presencia de la nonna en la historia no es sólo referencial, su presencia en espíritu es evidente para el espectador, más no para los personajes. Ella va dejando pistas para que Lucía, pueda descubrir la verdadera historia y pueda llevar a la familia a una reconciliación y a entender que a veces no importa de dónde venimos, sino lo que somos.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now